11 de septiembre: “La paz que perdimos”

images-2

 

Mis comentarios a algunas de las aseveraciones hechas por los entrevistados:

 

  1. No pueden perder la paz los que sólo han sembrado muerte, terror y guerras a través de la historia.

 

  1. “Antes del 11-S teníamos una verdadera tradición de derechos humanos y democracia. Vengo del viejo EE.UU.

 

La única tradición que tienen los autodenominados “estadounidenses” es la del judeo-   puritanismo.  No existe ni nuevo ni viejo Estados Unidos. Todos los que viven en ese         territorio, que pertenece a los indios norteamericanos y a los mexicanos, son invasores. Viven            en una tierra que usurparon en nombre del nuevo Jerusalem.

 

  1. “¿Por qué tenemos tantos enemigos? ¿Por qué nos odian?

Por usurpadores, por sionistas, por terroristas. Pregúntese de dónde vienen y a qué siniestras dinastías deben sus orígenes y encontrarán la prueba de lo que digo.

 

  1. “Aquí estamos: el imperio más poderoso y no podemos defendernos de un pueblo que vive en las cavernas. ¿Por qué no podemos pararlos? ¿Por qué sigue durando esta guerra quince años después? Personalmente, creo que, llegados a este punto, es porque es un negocio”, concluye Varoli.

 

En efecto son un imperio y todos, sin excepción, son imperialistas y sionistas. Un híbrido corrupto de judío con bárbaros de todo pelaje. Revisen su historia y advertirán que descienden de la barbarie. No tienen raíces, ni historia, ni cultura. Esos que “viven en las cavernas”, son el origen civilizatorio de la humanidad. Por eso el odio que todos los occidentales, halados por los sionistas estadounidenses, les tienen a las culturas y pueblos de Oriente, de América del Sur, de África, de Asia. Quieren destruir la historia para hacernos semejantes a ustedes, los negados de la historia.  No lo conseguirán. Los usurpadores que se lamentan del clima de terror en el que ahora viven en el territorio que no les pertenece, están “disfrutando” de lo que son en esencia sus élites de poder y sus mequetrefes gobernantes, sionistas y bárbaros, y de lo que han hecho a lo largo de la historia. No pueden perder la paz los que nacieron para destruirla. Finalmente, para quienes quieran saber cómo y por qué los estadounidenses fueron ellos mismos los que montaron lo de las Torres les recomiendo leer La Terrible Impostura de Thierry Meyssan. ISBN: 950-02-8684-X. De aquí podrán colegir de lo que son capaces los autoproclamados “defensores de la paz, los derechos humanos y la democracia”. Ahora mismo se aprestan a magnicidios contra los presidentes de Rusia, Irán, Siria, como ayer contra Allende, contra Arafat, contra Hussein, contra Kadafi, contra Chávez por citar sólo algunos. (ar)

 

Source: La paz que perdimos

Anuncios

Acerca de alizorojo

sociólogo y educador peruano. Posdoctorado en Filosofía, política e historia de las ideas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s