Cuarta Teoría Política e Hispanismo

Cuarta Teoría Política e “Hispanismo”. Dos son los méritos que habría que reconocerle al “conferencista” Alsina en el Seminario de metapolítica: “Claves y visiones para una resistencia metapolítica en España” realizado en San Lorenzo de El Escorial-España el pasado 24 de febrero: 1) Su habilidad para resumir y repetir lo escrito y dicho por Alexander Dugin sobre su tesis de la Cuarta Teoría Política (CTP), sin aportar explicación alguna; y 2) su habilidad para pretender tergiversar la historia al decir que España fue un “imperio constructor” a diferencia de Inglaterra que fue “depredador”. Esta habilidad nunca les ha sido ajena a cuanto escribiente español ha desfilado por la historia. Desde los mercenarios de la pluma que llegaron junto o después que los invasores españoles y portugueses a Perú, México, Brasil, hasta los decadentes “teóricos” de la “Nueva Derecha española”. El afán sigue siendo el mismo: presentarse como los “civilizadores”. Nada más lejos de la realidad. Los españoles, los portugueses, los holandeses, los franceses, los italianos, los ingleses, los belgas no han sido otra cosa que “bárbaros” sedientos de riquezas ajenas y de  sangre y genocidios. Lo único que distinguía a los “marranos” que llegaron a América era su grado de barbarie, de analfabetismo y de ignorancia. Esta escoria social tuvo habilidad para agenciarse de escribientes -que apenas sabían leer y escribir- para narrar sus atrocidades y de curas violadores de las diferentes órdenes que parió la iglesia paulina para traernos el  mensaje “evangelizador” de la rapiña y el engaño.

Si algo pretende la CTP de Alexander Dugin, es volver la mirada a la historia real de las civilizaciones que dejaron su impronta en la historia a partir de un orden patriarcal asentado en los principios de jerarquía, solidaridad y reciprocidad. Nada más distante de esto que las decadentes monarquías como la de España y del resto de Europa. No sólo porque representan lo contrario económicamente con su culto al libre mercado, el individualismo, el consumismo; sino políticamente con el poder en manos de reyes y de oligarquías financieras, industriales, militares, eclesiásticas y mediáticas; e ideológicamente con sus taras y deformaciones que vienen desde el culto a Cibeles.

 

El “hispanismo” o la “hispanidad” no tiene raíz alguna para pretender ser expresión alguna de un “discurso contrahegemónico”. Mucho menos de una realidad de esta naturaleza porque nadie mejor que España para ilustrar lo que es ser furgón de cola del imperialismo sionista israelo-estadounidense. (ar)

 

Anuncios

Acerca de alizorojo

sociólogo y educador peruano. Posdoctorado en Filosofía, política e historia de las ideas.
Esta entrada fue publicada en Geopolítica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s