MNOAL-ONU: El legado pendiente de Chávez y de Gadafi

diapositiva1

rubén ramos

Como cuando, en Belgrado en 1961 del siglo pasado, se estableció la “Iniciativa de los Cinco” marcando el inicio de las relaciones entre los pueblos del Tercer Mundo, la responsabilidad del Movimiento No Alineado (MNOAL) sigue siendo hoy, lo que el Presidente Chávez y el Coronel Al Gadafi reclamaran en la ONU antes de que la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-saudí se ensañara con sus magnicidios contando con la complicidad de esa organización.

 

El MNOAL: Sus antecedentes

 

  1. En lo que atañe a sus antecedentes, tanto teóricos como políticos, éstos podrían rastrearse en la obra de dos de los principales mentores del revisionismo marxista: Edward Bernstein y Karl Kautsky. Contemporáneos de mediados del siglo XIX y militantes del partido socialdemócrata alemán (SPD). Sus ideas fueron actualizadas en el siglo 21 por Anthony Giddens para servir de base a la llamada “Tercera Vía” proclamada por el ex-primer ministro británico “Tony” Blair en un libro escrito con ese nombre junto a Manuel Santos el actual presidente de Colombia. Blair, quien actualmente es lobista de las más grandes transnacionales energéticas que operan en África y en Oriente Medio, está vinculado a las redes del narcotráfico y la corrupción en Ruanda, los Balcanes, Afganistán y en su propio país. Fue el incondicional soporte de George W.Bush para la invasión a Irák y enviado especial de la ONU para Medio Oriente y para “mediar” en el conflicto Palestino-Israelí.

 

  1. Otro antecedente, quizás menos contaminado, se encuentra en la obra y el activismo de William Edward Burghardt Du Bois, de origen negro, nacido en 1868 en Massachusetts, EEUU y muerto en 1963. Educado en Harvard, la universidad líder del ultra-conservadurismo estadounidense y de la Red Ivy. Burghardt Du Bois, sin embargo, formó y lideró el “Movimiento del Niágara” junto a otros activistas de origen negro. Consideraba que el capitalismo era la principal causa del racismo y abogó por la igualdad de derechos para los negros, el pacifismo, los derechos civiles, el sufragio femenino. Formó parte de la delegación de tres personas que en representación de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color(NAACP) participó en laConferencia de San Francisco de 1945 que dio nacimiento a la ONU. (Du Bois había sugerido la denominación “de color” en lugar de “negra”, para incluir a las “personas de piel oscura de todas partes”). La delegación de la NAACP quería que la ONU apoyara la igualdad racial y pusiera fin al colonialismo. Para este efecto se dice que elaboró una propuesta que sostenía que “el sistema colonial de gobierno es antidemocrático, socialmente peligroso y la principal causa de las guerras”. La propuesta recibiría el apoyo de China, la Unión Soviética e India, pero fue ignorada por las otras grandes potencias y no se la tomó en cuenta en la redacción de los Estatutos de las Naciones Unidas, según da cuenta su biógrafo David Levering Lewis.

Después del nacimiento de las Naciones Unidas, Du Bois publicó Color and Democracy, un libro donde se dice atacó a los imperios coloniales y, sobre el que el escritor y conferenciante estadounidense Harry Allen Overstreet habría dicho (también, según Lewin): “Contiene la dinamita suficiente para hacer estallar a todo el sistema vicioso en el que hemos confortado nuestras almas blancas y forrado los bolsillos de las generaciones de los capitalistas saqueadores”.

  1. Un tercer antecedente, más cercano en el tiempo y al MNOAL es la Conferencia Afro-Asiática de Bandung en Indonesia en 1955. Reunió a 29 Jefes de Estado de la generación postcolonial y a líderes que aportaron al establecimiento de los “Diez principios de Bandung”. Inscritos en el marco “non sancto” de la ONU, los principios son más un pronunciamiento de fé que de acción u orientado al logro de resultados. Cabe recordar, sin embargo, que en Bandung se dieron cita los gobernantes de países hermanos que, entrada la década de los 60’ se verían enfrentados en guerras con millones de muertos. Todas instigadas por Estados Unidos so pretexto de asegurar su seguridad frente a la amenaza comunista y ocultando su verdadero objetivo: desmembrar la unión alcanzada en Bandung e instaurar en Asía y África los llamados “Estados fallidos” para asegurarse la monopolización de sus recursos naturales y la exacción de sus economías. Recordar igualmente que, ya desde antes de la Conferencia de Bandung, la CIA estadounidense perpetró numerosos operativos terroristas para impedir su realización, hacerla fracasar y acusar de todo esto a la Unión Soviética. Uno de estos operativos fue la voladura, en pleno vuelo, del avión en el que suponía viajaba el primer ministro de la República Popular China, Zhou Enlai.

 

Los principios de Bandung

 

Transcribo los Diez Principios de Bandung con el propósito de advertir su sentido, proyección y límites y de cómo desde 1955, las 18 Conferencias Cumbres del MNOAL han reiterado lo mismo en un afán por hacer del signo lingüístico de sus Declaraciones la lógica sustitutiva de la realidad y de la historia.

 

  1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.
  2. Respeto para la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.
  3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.
  4. Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países.
  5. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  6. a) Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.
  7. b) Abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros países.
  8. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.
  9. Composición de todas las vertientes internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  10. Promoción del interés y de la cooperación recíproca.
  11. Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

 

Los fundadores

 

Cinco años después de Bandung, en 1961, en la Primera Cumbre de Belgrado, celebrada entre el 01 al 06 de septiembre de 1961 quedó constituido el Movimiento de Países No Alineados. Asistieron a la Cumbre representantes de 25 países. Entre estos el de Cuba como único país de América Latina y el Caribe. Los de Bolivia, Brasil, Ecuador asistieron como observadores.

 

Es importante subrayar que eI Movimiento había tenido su impulso inicial en 1960, durante el XV período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU que admitió a 17 nuevos países de África y Asia.

 

En cualquier caso, se atribuye a los gobernantes que participaron en la redacción de los Principios de Bandung, y a otros que se sumaron, la calidad de fundadores del MNOAL: De Egipto, Gamal Abdel Nasser; de India, Sri Jawaharlal Nehru; de Indonesia, Ahmed Sukarno; de Ghana Kwame Nkrumah; de Yugoslavia, Josip Broz Tito.

 

En un artículo mío de mayo del 2012 titulado “Movimiento No Alineado: Memoria para el presente”, doy cuenta del pensamiento y la obra de estos fundadores y del aporte que significa para el MNOAL el pensamiento del líder de la resistencia Vietnamita Ho Chi Min, el del Coronel Al Gadaffi y el de la Revolución Peruana que lideró Juan Velasco Alvarado. Se puede leer en http://alizorojo-rr.blogspot.pe/2012/05/movimiento-de-paises-no-alineados.html

 

En cuanto a la Declaración de Belgrado, ésta se puede consultar en internet. Al leerla se tiene la certeza de que lo que por entonces se “observaba”, se “consideraba”, se “reconocía”, se “rechazaba”, se “afirmaba” no sólo no ha perdido permanencia sino que se ha hecho más grave, extensivo y cruel. El imperialismo, el colonialismo, la opresión mantienen plena vigencia; la ciencia, la tecnología, los medios para el desarrollo económico, siguen en manos privadas y mucho más concentradas; la soberanía, la autodeterminación, la independencia, el control de los recursos naturales, el desarme nuclear, el equilibrio económico, siguen siendo metas inalcanzables. Cuba sigue bloqueada; la ONU sigue regulando todas las desgracias en el planeta beneficiando a las dinastías económicas, financieras y militares de las potencias que le dieron origen.

 

El legado postergado de Chávez y de Al Gadafi frente a la ONU

 

El MNOAL, ha tenido, desde su constitución, una trayectoria oscilante entre la construcción de su filosofía y su perspectiva de acción. Esto, que podría identificarse como “neutralidad pasiva”, le ha hecho el juego a la actuación terrorista que la ONU realiza conjuntamente con las fuerzas de la OTAN bajo conducción estadounidense.

 

Precisamente por lo que significan la expansión de este poder EEUU-ONU-OTAN; la persistente contradicción existente entre la Carta de la ONU y sus Estatutos; la composición y actuación de su Consejo de Seguridad y su poder de veto; la elección de su Secretario General, es que el Presidente Chávez y el Coronel Al Gadaffi denunciaron su obsolescencia e inutilidad y plantearon la urgencia de su refundación. Se trata del legado de dos de los líderes históricos que señalaron, a los pueblos del Tercer Mundo, representados en el MNOAL, el camino a seguir para alcanzar democratizar la ONU. Un legado que se resiste a ser alienado. A ser sustituido por la teatralidad de las Cumbres y por la apariencia de sus Declaraciones.

 

Lo que propuso el Presidente Chávez

 

El 20 de septiembre del 2006, en un discurso memorable, el Presidente Chávez de la República Bolivariana de Venezuela recordaba lo que había precisado un año antes en la misma sede de las Naciones Unidas:

 

“Hoy está confirmado plenamente y yo creo que aquí casi nadie en esta sala pudiera pararse a defenderlo, que el sistema de Naciones Unidas, nacido después de la Segunda Guerra Mundial colapsó, se desplomó, no sirve. Ah, bueno, para venir acá a dar discursos, a vernos una vez al año, sí, para eso sí sirve, y para hacer documentos muy largos sí, para eso sirve y muchos discursos;  pero nos han convertido a esta Asamblea en un órgano meramente deliberativo, sin ningún tipo de poder para impactar de la más mínima manera la realidad terrible que vive el mundo. Aceptémoslo con honestidad, el Sistema de Naciones Unidas no sirve. Por eso nosotros volvemos a proponer, Venezuela vuelve a proponer aquí hoy, este día 20 de septiembre que refundemos las Naciones Unidas, expandiendo el Consejo de Seguridad en sus categorías permanente y no permanente; aplicando métodos eficaces y transparentes de solución de los conflictos; suprimiendo el mecanismo antidemocrático del veto; fortaleciendo  las atribuciones del Secretario General”.

 

Lo que propuso el Coronel Al Gadafi

 

El discurso de Al Gadafi fue pronunciado el 01 de octubre del 2009 con ocasión del 64 periodo de sesiones de su Asamblea General.

 

“Estamos a punto de enjuiciar a las Naciones Unidas; la antigua Organización llegará a su fin y surgirá una nueva”. Sentenció.

 

Y lo hizo en atención a un minucioso examen de las contradicciones entre lo que se dice en el Preámbulo de la Carta de Naciones Unidas y sus Estatutos; entre lo que hace su Asamblea General y lo que se reserva el Consejo de Seguridad; entre la categoría de los miembros de este órgano y el derecho a veto que se arrogan los llamados “miembros permanentes”. Pero igualmente, en atención a las constataciones respecto del desempeño de la ONU desde su fundación hasta hoy frente a las guerras, las masacres, los genocidios, las invasiones, las injerencias, el terrorismo.

 

Al Gadafi, proponía el reto que le corresponde a los pueblos del Tercer Mundo frente a una Organización supranacional que, habiendo sido creada en su nombre, sólo ha servido para acentuar el colonialismo y extremar las ambiciones imperialistas de Estados Unidos a través de la guerra, la destrucción de culturas y civilizaciones y el terror; para hacer prácticamente irreversibles el hambre, la ignorancia, la marginación, la usurpación de tierras y de riquezas naturales, las migraciones forzadas y los desplazamientos poblacionales, la violencia, la corrupción, la delincuencia, el mercantilismo, el consumismo, el desarraigo y la desidentificación.

 

En otro artículo que publicaré aquí mismo con el título de Al Gadafi: Legado al MNOAL, usted podrá leer la síntesis del discurso del Coronel Al Gadafi (subtitulado). Su sereno enjuiciamiento, sus sentencias, y sus propuestas para remontar la ominosa trayectoria de la ONU en 71 años.

 

Publicado en Geopolítica | Etiquetado | Deja un comentario

La ONU: ¿Ayuda humanitaria o furgón de tapada?

La ONU: ¿Ayuda humanitaria o furgón de tapada?

 

rubèn ramos

 

En el artículo que adjunto se reseña lo acontecido en Siria desde el día sábado 17 de septiembre hasta los días previos a la Asamblea de la ONU. Como se sabe ese sábado los peones daneses y británicos, empujados por sus amos estadounidenses de las dinastías del poder mundial, bombardearon un convoy de ayuda humanitaria matando a 62 soldados e hiriendo a una centena de civiles en una flagrante violación del alto el fuego acordado entre los cancilleres de Rusia y Estados Unidos. Inmediatamente vino la propaganda mediática pretendiendo acusar a Rusia. Ante las evidencias satelitales mostradas por el gobierno de este país, los “enemigos de la humanidad” reconocieron que el ataque había sido “un error” (¡!) Lo que ocurrió luego, en la sesión inaugural de la 71 Asamblea de la ONU, fue indignante. El Secretario General de esta organización y el innombrable inquilino de la Casa Blanca, coincidieron en escenificar la realidad utilizando la palabra. En sus discursos la realidad apareció regurgitada tras haber sido fagocitada por sus autores. Ni una sola mención al ataque del 17 de septiembre ni a la masacre que desde hace más de cinco años lleva a cabo la coalición manejada por EEUU en Siria. Contando para esto con los mercenarios europeos, estadounidenses, israelíes, saudís, catarís, turcos, colombianos y de otras partes del mundo, a cuyas empresas reclutadoras aúpa la ONU como “compañías” de seguridad. Y  que forman el llamado Estado Islámico o Daesh o ISIS, y las fuerzas de la oposición “democrática” contra el Presidente Bashar al Assad. Ni una sola palabra sobre la “ayuda humanitaria” de la ONU que esconde cargamentos de armas, municiones y otros pertrechos bélicos y que esa organización se niega a que sean verificados. Nada sobre los “cascos blancos”, los agentes de inteligencia de las ONG que operan en el área como organizaciones de médicos, enfermeras y voluntariado. Nada sobre la alianza ONU-OTAN bajo el mando de los generales de Estados Unidos cuyas estrellas se ganan por lanzar amenazas y empujar a otros a masacrar y a sembrar el terror (rr). Puede leer el artículo enseguida o aquí http://geopolitico.es/simulacro-de-paz/

 

Simulacro de paz

Posted on: Thursday 22 September 2016 — 19:15

 

Cuando parecía que subsistía el alto el fuego pactado en Siria por el secretario de Estado John Kerry y el ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov –con excepción de la agresión israelí del primer día–, el Pentágono también agredió al Ejército Árabe Sirio. Ahora asegura que se trató de un error, pero la reacción de la embajadora de Estados Unidos en la ONU hace pensar más bien en la ejecución de un plan. ¿Cuál es el juego de Washington?

 

Al negociar con Estados Unidos un alto al fuego en Siria, Rusia estaba consciente de que Washington no lo respetaría, como ya sucedió con los anteriores. Pero Moscú esperaba avanzar así por el camino del reconocimiento de un mundo multipolar. Washington, por su parte, utilizaba el próximo fin del mandato del presidente Obama para justificar que se trataba de la última posibilidad de suscribir un acuerdo.

 

Dejemos de lado la intentona israelí de aprovechar la tregua para atacar Damasco y el Golán. El resultado fue que los aviones israelíes fueron blanco de misiles antiaéreos de nueva generación, Israel perdió un avión y tendrá que reparar otro. Al parecer, Siria está ahora en condiciones de poner en duda el predominio aéreo de Israel en la región.

Dejemos de lado también el hecho que los jefes de Estado y de gobierno europeos aplaudieron el acuerdo, aún sin conocer su contenido, con lo cual quedaron totalmente en ridículo.

 

Concentrémonos en lo fundamental. En definitiva, el convoy “humanitario” de la ONU –repleto de armas y municiones– sigue en espera del lado turco de la frontera, oficialmente porque no está garantizada la seguridad de la carretera, en realidad porque las autoridades sirias quieren hacer valer su derecho a verificar la carga de los camiones antes de dejar pasar el convoy. El hecho es que la actitud de la ONU confirma las revelaciones del ex jefe del antiterrorismo turco, Ahmet Sait Yayla [1], actualmente en fuga fuera de su país: el Pentágono y Turquía utilizan los convoyes humanitarios para enviar armamento a los yihadistas.

 

También es fundamental el hecho que el Pentágono atacó una posición fija del Ejército Árabe Sirio en Deir ez-Zor. Detuvo los ataques cuando Rusia le señaló el “error”. Y después permitió que los yihadistas se lanzaran al ataque aprovechando el “error” que les había abierto el camino.

 

En el plano estratégico, impedir que el Ejército Árabe Sirio libere toda la gobernación de Deir ez Zor es mantener al Emirato Islámico (Daesh) en su papel de barrera sobre la ruta terrestre Damasco-Bagdad-Teherán. Anteriormente, el Pentágono permitió que el Emirato Islámico se instalara en Palmira, la etapa histórica de la «Ruta de la Seda». Actualmente los yihadistas siguen cortando la ruta del lado iraquí, pero es posible evitarlos pasando por Deir ez-Zor si los iraquíes liberan Mosul.

 

Desde el punto de vista de Estados Unidos, el acuerdo de alto al fuego sólo era una manera de ganar tiempo, reabastecer a los yihadistas y proseguir después la guerra. Llevando la situación al plano diplomático, Rusia convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, con lo cual puso a correr a todo Washington. En efecto, el momento no corresponde solamente al final del mandato de Barack Obama, también está la apertura de la Asamblea General de la ONU.

 

Evidentemente muy inquieta, la embajadora de Estados Unidos, Samantha Power (ver foto), abandonó la sala del Consejo de Seguridad, en medio de la reunión urgente, para hablar con la prensa. Su objetivo era que los primeros despachos de las agencias mencionaran solamente el punto de vista de Estados Unidos. Se refirió con ironía a la «puesta en escena» rusa alrededor de algo que supuestamente no pasaba de ser un simple «incidente» (¡62 muertos y un centenar de heridos!). Y luego se lanzó en una diatriba sobre los crímenes mucho más graves del régimen de Damasco.

 

Al ser alertado sobre la manipulación, el embajador ruso, Vitali Tchourkine, salió de la sala del Consejo para explicar a la prensa su punto de vista. Los periodistas, a quienes la Cámara de los Comunes del Reino Unido acaba de recordar las mentiras de la señora Power sobre los supuestos crímenes de Muammar el-Kadhafi, reportaron las dos intervenciones.

 

Ahora, Rusia hará valer su ventaja en el plano diplomático: Estados Unidos ha sido sorprendido en pleno delito de traición. Moscú tendrá por tanto la oportunidad de anunciar, en plena Asamblea General de la ONU, su voluntad de acabar con los yihadistas. La manipulación estadounidense se vuelve, como un boomerang, contra quienes la concibieron.

 

Washington no tendría más que 2 opciones: enfrascarse en una confrontación abierta, que no desea, o aceptar que sus protegidos pierdan la partida.descarga-1

Publicado en Geopolítica | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Corea del Norte: EEUU y ONU juntos otra vez

Lo he dicho muchas veces. La ONU no es más que el furgón de cola del sionismo estadounidense al servicio de sus intereses expansionistas. Fueron los jerarcas de las dinastías que detentan el poder en esta nación los que la crearon para imponer su dominio en el mundo utilizando a sus fantoches de siempre y en todo lado. La movilización conjunta de fuerza bélica de Estados Unidos y de las Naciones Unidas en Corea del Sur, corrobora este aserto. Según el envalentonado generalote afroalasqueño Vincent Brooks, comandante de esa fuerza conjunta, se trata de “dar un ejemplo de la completa gama de capacidades militares disponibles de esa alianza para fortalecer y extender nuestra disuasión a Corea del Norte”. ¿Para meter miedo, o porque se mueren de miedo frente a la capacidad nuclear demostrada por esta nación? En cuestiones de guerra quien amenaza pierde. Y este es el patrón estadounidense. Amenaza pero usa a otros para atacar. No ha ganado “una batalla” en todo su triste y lamentable transcurrir desde que los judío-puritanos masacraron a indios indefensos apropiándose de sus territorios. Vive de la usurpación y del despojo, del narcotráfico y de la corrupción que la ONU legitima a través de sus instituciones financieras, de cooperación, de sus compañías de mercenarios (llamados de seguridad), de sus fundaciones y  ONGs para la sedición y el terror. Ahora se disponen a utilizar a los coreanos del sur, a japoneses y a cuanto servil y mercenario convoque la ONU para una posible invasión a Corea del Norte. China y Rusia (que son miembros del Consejo de Seguridad de la misma ONU) han tenido, hasta el momento, un comportamiento “diplomático” con relación a las pruebas nucleares de Corea del Norte. Veremos qué pasa. Hay que recordar, sin embargo, que lo que está en juego no es el poderío bélico de  uno u otro, sino la hegemonía de la No- Polaridad de Estados Unidos al servicio de los nuevos actores de su política imperialista: las élites de poder económico y financiero, sus transnacionales de la guerra, del narcotráfico, de la corrupción, de sus ONG, frente a la multipolaridad que lideran las economías emergentes de Rusia, China, Irán y a la que suman los esfuerzos de los gobiernos progresistas de América del Sur (Venezuela, Ecuador, Bolivia). Vea noticia al respecto en:

http://geopolitico.es/bombarderos-de-ee-uu-vuelan-a-corea-del-sur-desde-guam/descarga

Publicado en Geopolítica | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

11 de septiembre: “La paz que perdimos”

images-2

 

Mis comentarios a algunas de las aseveraciones hechas por los entrevistados:

 

  1. No pueden perder la paz los que sólo han sembrado muerte, terror y guerras a través de la historia.

 

  1. “Antes del 11-S teníamos una verdadera tradición de derechos humanos y democracia. Vengo del viejo EE.UU.

 

La única tradición que tienen los autodenominados “estadounidenses” es la del judeo-   puritanismo.  No existe ni nuevo ni viejo Estados Unidos. Todos los que viven en ese         territorio, que pertenece a los indios norteamericanos y a los mexicanos, son invasores. Viven            en una tierra que usurparon en nombre del nuevo Jerusalem.

 

  1. “¿Por qué tenemos tantos enemigos? ¿Por qué nos odian?

Por usurpadores, por sionistas, por terroristas. Pregúntese de dónde vienen y a qué siniestras dinastías deben sus orígenes y encontrarán la prueba de lo que digo.

 

  1. “Aquí estamos: el imperio más poderoso y no podemos defendernos de un pueblo que vive en las cavernas. ¿Por qué no podemos pararlos? ¿Por qué sigue durando esta guerra quince años después? Personalmente, creo que, llegados a este punto, es porque es un negocio”, concluye Varoli.

 

En efecto son un imperio y todos, sin excepción, son imperialistas y sionistas. Un híbrido corrupto de judío con bárbaros de todo pelaje. Revisen su historia y advertirán que descienden de la barbarie. No tienen raíces, ni historia, ni cultura. Esos que “viven en las cavernas”, son el origen civilizatorio de la humanidad. Por eso el odio que todos los occidentales, halados por los sionistas estadounidenses, les tienen a las culturas y pueblos de Oriente, de América del Sur, de África, de Asia. Quieren destruir la historia para hacernos semejantes a ustedes, los negados de la historia.  No lo conseguirán. Los usurpadores que se lamentan del clima de terror en el que ahora viven en el territorio que no les pertenece, están “disfrutando” de lo que son en esencia sus élites de poder y sus mequetrefes gobernantes, sionistas y bárbaros, y de lo que han hecho a lo largo de la historia. No pueden perder la paz los que nacieron para destruirla. Finalmente, para quienes quieran saber cómo y por qué los estadounidenses fueron ellos mismos los que montaron lo de las Torres les recomiendo leer La Terrible Impostura de Thierry Meyssan. ISBN: 950-02-8684-X. De aquí podrán colegir de lo que son capaces los autoproclamados “defensores de la paz, los derechos humanos y la democracia”. Ahora mismo se aprestan a magnicidios contra los presidentes de Rusia, Irán, Siria, como ayer contra Allende, contra Arafat, contra Hussein, contra Kadafi, contra Chávez por citar sólo algunos. (ar)

 

Source: La paz que perdimos

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Palestina: “La ideología sionista es el principal obstáculo para la paz”

Palestina: Los israelitas sionistas han vendido la idea de los Dos Estados de la mano con la ONU que formalizó la creación del Estado Judío sobre un territorio usurpado por el terror y la guerra a lo largo de la historia. Pero no todos los judíos están de acuerdo con lo que hacen sus congéneres sionistas y denuncian el contrabando que significa la propuesta de Dos Estados como una forma de ganar tiempo mientras arrasan con la población palestina. Lea la entrevista que adjunto para permitirse tener más clara la situación. (rr)

Fotoasentamientos ilegales

Foto google

 

 

Palestina: “La ideología sionista es el principal obstáculo para la paz”

Ilan Pappé

En una extensa entrevista ofrecida a Rebelión y replicada por el sitio digital Diario Palestino-Libanés de Argentina, Ilan Pappé, intelectual e historiador israelí, autor de una vasta obra en la que denuncia al sionismo y la represión constante del Estado de Israel contra el pueblo palestino- explica qué se esconde detrás de la idea de la solución de “Dos Estados”. Coautor con Noam Chomsky del libro Sobre Palestina, Pappé hace el deslinde entre las viejas y las nuevas perspectivas de la izquierda para el entendimiento de la cuestión de Palestina.

A juicio de Pappé existe una equivocada lectura de toda la historia de Palestina desde la llegada del movimiento sionista a finales del siglo XIX hasta la actualidad.

No estamos en presencia -apunta- de un conflicto entre dos movimientos nacionales que luchan por el mismo pedazo de tierra. Se trata de la lucha entre un movimiento colonialista de asentamiento que llegó a fines del siglo XIX a Palestina y todavía intenta hoy colonizarla haciéndose de la mayor parte de la tierra con la menor cantidad de población nativa posible.

Por tanto, la lucha de la población nativa es una lucha anticolonialista. Cuando uno va a un estudio de caso de cualquier movimiento anticolonialista que lucha contra una potencia colonizadora, puede percatarse que idea de dividir la tierra entre el colonizador y el colonizado nunca se presentó como solución razonable, explica.

Para una mayor comprensión del asunto, el hoy profesor de historia en la Universidad de Exeter, Reino Unido, luego de ser expulsado dela Universidad de Haifa debido a su postura crítica y sus reveladoras investigaciones, pone como ejemplo el caso sudafricano.

“Si una persona progresista sugiriera hoy que había que dividir el territorio de Sudáfrica entre la población blanca y la población africana, sería considerada demente en el mejor de los casos, y en el peor, hipócrita y fascista”.

Pero según sus consideraciones, esa lógica, que pudiera ser tan clara para mucha gente en cualquier otro lugar del mundo, de alguna manera no funciona en el caso de Palestina.

Es por ello que para Pappé es tan importante explicar que parte del problema es lo que llamo la vieja ortodoxia, el viejo lenguaje que se utiliza, incluso por personas progresistas que apoyan al pueblo palestino. Por tanto, el discurso de los dos Estados en realidad es un lenguaje que no describe adecuadamente la realidad sobre el terreno en Palestina.

En ese sentido, el propio Ilan lanza otras interrogantes: ¿Por qué la población palestina fue expulsada masivamente en 1948? ¿Por qué a las palestinas y los palestinos en Israel se les puso bajo régimen militar entre 1948 y 1967? ¿Por qué ese régimen militar fue trasladado desde Israel a Cisjordania y la Franja de Gaza, ocupadas en 1967?

¿Por qué los beduinos en el sur de Israel y las poblaciones palestinas en el norte de Israel, al igual que los que viven en Jerusalén, están sometidas a una política de expropiación de la tierra y de estricto control en los lugares donde viven? ¿Por qué Israel se niega a permitir que los refugiados regresen, e impone un sitio tan inhumano a Gaza?

Cuando se busca una respuesta a tantas preguntas, la respuesta aflora: “La razón de todo esto es ideológica: es la ideología sionista”.

A su juicio, todas estas políticas tratan de conservar la tierra de Palestina como parte de Israel sin considerar demográficamente a las palestinas y los palestinos como parte de los ciudadanos y ciudadanas de esa tierra.

Y ello no es más -apunta- que la visión sionista del problema,  principal y casi único obstáculo para la paz y la reconciliación en Israel y Palestina. No abordarlo así, y sólo hacer frente a las políticas israelíes aquí o allá, sería similar a abordar ciertas políticas de Sudáfrica durante el apogeo del Apartheid sin tocar en absoluto al apartheid.

Argumenta que no sólo los políticos y los medios de comunicación y el mundo académico se niegan a reconocer que la razón principal de la inhumanidad que campea en Palestina desde el siglo pasado es la ideología sionista.

“No sólo lo ignoran, sino que acusan a cualquiera que no lo haga de ser antisemita. Como si quienes condenaban al apartheid como ideología durante el apogeo de ese régimen nefasto hubieran sido acusados de ser anti-cristianos”.

Hoy amplios sectores en el mundo occidental que por fin entienden esto, están siendo condenados por antisemitas por sus propias élites políticas; a pesar de que muchas de esas personas son judías.

Cuando activistas judíos progresistas de Estados Unidos -que estuvieron en la vanguardia de la lucha por los derechos civiles en la década de 1960, e iniciaron el movimiento de solidaridad contra el apartheid en Sudáfrica, se opusieron al imperialismo en Vietnam, en Chile, en otros lugares– aplican el paradigma universal de los derechos humanos a Israel, se les acusa de ser judíos que se odian a sí mismos.

Ello demuestra, según Pappé, que se trata de algo anormal. Y eso sólo se puede hacer mediante la intimidación, el lobby, la presión y probablemente una buena dosis de islamofobia. De lo contrario, es muy difícil explicar lógicamente por qué esta manera tan humana y normal de analizar la situación es tratada así.

En el libro Sobre Palestina, en coautoría con Noam Chomsky, Pappé señala que el término “ortodoxia de la paz” es una tendencia más racista que pragmática.

Explica que entre los defensores de la solución de dos estados el diccionario de la ortodoxia de la paz surgió de la creencia casi religiosa en la solución de dos estados. Y eso viene directamente de una versión temporal de 1984 de Orwell.

Según sus investigaciones, se trata de una neolengua. Usa a Orwell en su referencia a la neolengua, un tipo de lenguaje que no sólo impide llamar al pan, pan, sino que designa exactamente lo contrario. En la neolengua de Orwell, una realidad cruel se describe como algo benévolo.

Expresa que lo mismo sucede con términos como “paz”, “justicia”, “reconciliación”. Ellas realmente representan la forma más alta del anhelo humano de vivir en paz unos con otros, de vivir en una sociedad mejor.

“Ahora, utilizar estas palabras con el fin de encubrir un proceso que en los hechos logra exactamente lo contrario –en lugar de la reconciliación, siembra más división, animosidad y odio; en lugar de paz, crea la guerra; y en lugar de justicia, mantiene un sistema de apartheid–; usar estas palabras como un escudo protector para describir una realidad que es exactamente lo contrario de lo que significan, eso para mí es peor que el racismo. Es una especie de pesadilla orwelliana que tengo cuando la gente empieza a usar las palabras de esa manera”, indica.

La idea de los dos estados comenzó como una estratagema israelí sionista después de 1967 para conciliar un problema muy simple: la expulsión de millones de palestinas y palestinos en 1948.

Pero el apetito territorial israelí los llevó a ocupar otras partes de Palestina como Cisjordania y la Franja de Gaza, pero con el territorio llegó otro millón y medio de población palestina (hoy en día tres millones).

Ahora para conciliar el hecho de que tienen la totalidad de la tierra palestina -cuestión que para el movimiento sionista se erige en una pesadilla demográfica- utilizan el denominado  proceso de paz, una especie de mensaje para decirle al mundo:

“Como pueden ver, ahora le estamos negando a los palestinos en los territorios ocupados todos los derechos humanos y civiles fundamentales. Como pueden ver, estamos expropiándoles sus tierras, estamos construyendo asentamientos judíos en ellas, estamos expulsándoles masivamente y encarcelándoles incluso por atreverse a izar la bandera palestina. Pero todo esto es temporal, por supuesto; cuando llegue la paz, se eliminarán todas estas medidas”.

Ello explica quizás -a juicio de Pappé- que personas de izquierda en Occidente sucumbieran a esta explicación durante los primeros años de ocupación y que tuvieran esperanza de que los israelíes fueran sinceros.

Pero después de casi 50 años, aferrarse a esta idea –encaminada a profundizar la colonización de las zonas que ocuparon en 1967 y para eliminar cualquier posibilidad de negociar las zonas que ocuparon en 1948- es realmente muy rígido y dogmático en la percepción de la realidad.

Quizás -razona Pappé- se podría haber esperado que las voces críticas de las izquierdas estadounidense y europea estuvieran un poco más alertas a la clase de trampa que Israel muy hábilmente les ha puesto.

Publicado en Geopolítica | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cooperativas Mineras Bolivianas: ¿Conspiración encubierta?

Por rubèn ramos

 El Ejecutivo del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia acaba de apr38646753314B4861636F6846676F65457236536C65513D3Dobar un conjunto de leyes para poner a derecho al “cooperativismo minero” de ese país andino. Se inicia así el largo camino de poner fin a su errático desarrollo y de hacer cumplir el orden constitucional y la normatividad existente para regular su desempeño dentro de la economía nacional. El camino para superar las contradicciones que el “cooperativismo minero” ha generado en cuanto a su organización interna (entre dirigencias, socios y trabajadores “asalariados” de diferente tipo); su producción, procesamiento, comercialización, distribución; sus relaciones con empresas transnacionales con nombre andino (como Manquiri en Potosí subsidiaria de Coeur d’ Alene Mines Corporation dedicada la explotación de plata); sus relaciones con los movimientos y organizaciones sociales que conforman el Pacto de Unidad que respalda al gobierno del Presidente Evo Morales; sus finanzas y responsabilidades impositivas, contables y de seguridad social.

En este contexto, creo oportuno decir algo sobre las “cooperativas mineras” bolivianas a propósito de las “exigencias” que plantearon al gobierno del Presidente Evo Morales dentro de una clara perspectiva conspirativa y en estrecha relación con los afanes desestabilizadores de una derecha apátrida al servicio de los afanes restauradores del capitalismo euro-estadounidense-israelí, de su banca financiera internacional y de sus socios inversionistas transnacionales. Y, como de cooperativas se  trata, diré algo, también, sobre la institucionalidad que desde siempre ha instrumentalizado al movimiento cooperativo en América latina.

Movimiento cooperativo en América latina

Detrás de la instrumentalización del movimiento cooperativo en América latina estuvo siempre Estados Unidos. Su impulso vino con los financiamientos otorgados por la vieja Agencia Internacional para el Desarrollo-AID (actual USAID). Su orientación y sentido vino de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de los Cuerpos de Paz, creados para el espionaje y el crimen selectivo en el movimiento sindical obrero y campesino. La “Alianza para el Progreso”, creado para frenar las luchas campesinas por la Reforma Agraria, completó el marco. Todo esto, allá por los años 50 del siglo pasado con proyección hasta nuestros días. El “movimiento cooperativo” es un vasto programa adaptado para la infiltración, la sedición y el terror sobre bases del judeocristianismo de la iglesia católica y del protestantismo estadounidense.

En cualquier caso, los diferentes tipos de cooperativas- financieras, agrarias,  de producción y trabajo-, sobrevinieron yuxtapuestas a realidades latinoamericanas donde no habían tenido lugar procesos de cambio en la estructura del ingreso y el ahorro; la propiedad de la tierra; los recursos naturales (como los mineros y energéticos); el trabajo y la producción. Justamente, para ser el principal instrumento de neutralización de esos cambios, de infiltración del movimiento sindical clasista y de imposición de una racionalidad mercantil y consumista en poblaciones semi o completamente analfabetas, rurales y urbanas.

 Mientras en Europa el “cooperativismo”, utilizando las ideas de los “socialistas utópicos”, sirvió para hacer frente a los embates de la revolución industrial y al desplazamiento de la producción manufacturera, los talleres y la artesanía, por el maquinismo y  las fábricas, aquí, en América latina, y en el resto de las colonias del mundo, aseguró la expansión monopólica y redujo nuestras economías a la exportación primaria y a la desindustrialización.

Deslinde imprescindible

 Aquí, en América latina, las cooperativas de ahorro y crédito, las agrarias, las de trabajo y producción y todas las demás, nada tienen en común con las formas históricas de trabajo solidario y recíproco de los mayas, aztecas e incas. Quienes pretenden alguna similitud no son precisamente ingenuos despistados o desinformados. Se trata de los voceros y tecnócratas de instituciones como CEPAL, OIT, FAO; de la banca financiera internacional (FMI, BM, BID, USAID, OCDE);   de las llamadas Asociaciones, Alianzas, Organizaciones, Centrales, Federaciones, Confederaciones de “cooperativas” a nivel regional y mundial; y de ONGs nacionales e internacionales. Fungiendo de ideólogos de lo que llaman una “forma superior de organización económica para el crecimiento y la inclusión”, o para el “desarrollo sostenible”, estas instituciones son verdaderos aparatos transnacionales “cooperando” para conspirar.

A estos aparatos se suman los tecno-mercenarios de la NED, el IRI, Freedom House y la variopinta cooperación extranjera europea, estadounidense, de la ONU, la OEA, la OEI  que opera en nuestros países en íntima conexión con sus respectivas embajadas y representaciones.

Todas estas instituciones promueven, financian, aglutinan y manipulan, a nivel regional y mundial, a los diferentes tipos de “cooperativas” y las instrumentalizan para propósitos no sólo económicos sino también políticos e ideológicos. Historia que, por cierto, no es reciente.

 El caso boliviano y las exigencias de los “cooperativistas” mineros

Lo hecho y lo dicho por el “cooperativismo” en el mundo y en particular en América latina, pone de manifiesto el sentido estratégico de su actuar. Estrechamente vinculadas a una institucionalidad internacional corrupta y transnacional, las cooperativas en nuestro medio, forman parte de un poder encubierto para hacer, de sus dirigencias, burocracias rentistas explotadoras del trabajo y del ingreso de sus propios “socios” y de trabajadores asalariados a su servicio. Dependiendo de su peso relativo en la economía, en la producción, tratamiento y comercialización de minerales, en la banca y las finanzas, las dirigencias cooperativistas y sus socios calificados asumen atribuciones por encima de leyes, reglamentos y autoridades, como se puso de manifiesto en Bolivia. Impregnadas de un actuar mafioso y gansteril estas dirigencias se arrogan representatividades que no les corresponden e imponen condiciones y plazos a costa de la vida de las autoridades constituidas. Al respecto, cabe recordar la amenaza que el dirigente “cooperativista”, Carlos Mamani, le hizo al vice ministro del interior Rodolfo Illanes, asesinado cobardemente en el altiplano boliviano, sentenciándolo “atenerse a las consecuencias” si en un plazo de 48 horas no resolvía favorablemente las exigencias “cooperativistas”.

Exigencias que en nada expresa la compleja realidad de las cooperativas mineras de Bolivia: sus tipos según el mineral de que se trate (auríferas, metálicas, no metálicas y de agregados); sus distintas realidades según los ámbitos geográficos donde operan; su antigüedad; sus distintas formas organizativas;  sus “socios”; las decenas de miles de “sus” trabajadores asalariados entre peones, eventuales, “serenas”; la temporalidad de estos trabajos, sus ingresos, sus aportaciones, su seguridad y beneficios sociales;  sus formas de trabajo (dentro de la mina, de relave, de desmonte); las “cuadrillas” y “cabecillas” y sus accesos a minerales de baja y alta ley; su producción y formas de tratamiento según tipo de mineral; el acceso a máquinas y herramientas; la propiedad y control de los ingenios y el acceso a tecnología de punta; la comercialización y las comercializadoras (privadas, transnacionales, intermediarias); la gestión (financiamiento, mercadeo, venta, reinversión) y administración en general. Esto, sólo para citar algunos aspectos de la vasta heterogeneidad y complejidad que tienen las llamadas “cooperativas” y los llamados “cooperativistas” mineros bolivianos.

En lugar de ser un aporte para la superación de su intrincada problemática, el petitorio  exigía nada menos que la instauración de un “Estado cooperativista” dentro del Estado Plurinacional que representan sus autoridades. He aquí sus diez puntos (entre comillas) y la realidad que pretenden encubrir:

  1. “Rechazar el reconocimiento de sindicatos de trabajadores en las cooperativas”. Esto, para evitar las reinvindicaciones de las diferentes categorías de “peones” y de “trabajadores eventuales” que son explotados por los llamados “socios” calificados. (Según un estudio del 2008, la mina Unificada de Potosí tenía cinco mil socios y 15.000 asalariados entre peones y “segunda manos”[i]). O el de las “serenas” que confrontan un miserable salario en condiciones precarias de sobrevivencia. (Las “serenas” son mujeres viudas que cuidan, junto a sus menores hijos, de las bocaminas y de las máquinas y herramientas de los trabajadores por un salario miserable y sin ninguna prestación social).
  1. “Respeto a la Ley General de Cooperativas”, a fin de asegurarse los beneficios que ningún otro sector de la economía nacional boliviana tiene. Como el no pago de impuestos; la condonación de las regalías a que están obligados; la no auditoría de sus libros contables; la libre comercialización de los minerales.
  1. “Modificación de la ley de minería”, para ajustarla a sus exigencias por mayores extensiones de tierras para la explotación minera en contra de comunidades asentadas y de la protección medioambiental.
  1. “Fideicomiso a favor de la empresa metalúrgica Vinto para pagar la entrega de minerales a las cooperativas”, lo que significa exigirle al Estado la privatización de la empresa estratégica Vinto, refinadora de Estaño, para de esta manera poder contratar con una empresa privada y no con el Estado.
  1. “Flexibilización de regulaciones medioambientales”, esto es, derogar todas las leyes, reglamentos y normativas de protección ambiental abriendo paso a la sobreexplotación de los recursos mineros en contra de la agricultura, la ganadería, la flora y fauna silvestre, el agua, las comunidades originarias, la vida.
  1. “Inyección de recursos al Fondo de Financiamiento para la Minería”. Con esto, las dirigencias de los cooperativistas mineros pretenden hacer creer que el Estado Plurinacional de Bolivia no los apoya. Sin embargo, éste ha sido el que impulsó el desarrollo Cooperativo Minero a través del Fondo de Financiamiento para la Minería (FOFIM) desde su creación el 4 de agosto de 2009 según Decreto Supremo Nº 0233 y ratificado por Ley Nº 535 de Minería y Metalurgia. El FOFIM ha otorgado 49 préstamos por un valor de Bs. 180.328.098,36 (26.032.164,28 de dólares USA) a las Cooperativas Mineras de La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba, desde el 2009 hasta septiembre 2015. Los recursos fueron destinados para la mecanización y construcción de plantas de concentración (Ingenios Metalúrgicos) a fin de contrarrestar la sobreexplotación que significan los ingenios de propiedad privada (nacional y extranjera) y de “socios” enriquecidos de las cooperativas. (Por cada tonelada de mineral a ser procesado en estos ingenios, sus propietarios cobran entre 30 y 50 dólares. Al día se procesan entre 10 y 20 toneladas sin ninguna medida de protección medioambiental ni contra la contaminación por polvo y ruido de los trabajadores). Las dirigencias “cooperativistas” se niegan a dar cuenta sobre los recursos asignados por el Estado, incumpliendo de este modo las normas establecidas en el Reglamento Operativo de Préstamos del FOFIM.
  1. “Inclusión de un representante de los cooperativistas en el Directorio de la Caja Nacional de Salud y una solución que consolide las áreas de la cooperativa 26 de febrero en el yacimiento de Colquiri”. Esto es, exigir al Estado que se les facilite seguir copando cargos públicos aparte de los que ya detentan directa o indirectamente y exigir situaciones de exclusión respecto de la aplicación de las leyes nacionales, permitiendo que las “cooperativas” mineras contraten directamente con empresas transnacionales la producción, tratamiento y comercialización de minerales de alta ley.
  1. “La reposición del vice-ministerio de cooperativas o la creación de un ministerio para el sector”. Esto es, elevar una modalidad de organización empresarial al mismo  nivel del sector minero, facilitando de este modo que la USAID, la CIA, OIT, las organizaciones internacionales de cooperativas y las ONG entreguistas, ejerzan poder desde el ejecutivo del gobierno.
  1. “El tendido de redes de energía eléctrica a todas las cooperativas del país con tarifas preferenciales”. Exigencia que no hace ninguna diferencia con lo que establecen las políticas impositivas de la banca financiera multilateral a los gobiernos de turno en América latina y El Caribe para facilitar que sus “socios inversionistas” transnacionales cuenten con todas las facilidades para maximizar sus utilidades con la libre explotación de nuestros recursos naturales. Lo que pretenden los organismos internacionales, utilizando a las dirigencias corruptas del “cooperativismo minero”, es que Bolivia abandone el establecimiento y la planificación de sus políticas en función de prioridades estratégicas que aseguren la consolidación de su autonomía y soberanía nacional y vuelva a ser un Estado donde los privilegios de unos pocos se impongan.
  1. “La reinversión de recursos provenientes de las regalías mineras en proyectos para el sector”. Resulta curioso: Primero, porque las “cooperativas” han sido varias veces exoneradas del pago de las regalías a las que están obligadas por ley. Segundo, porque lo que pretenden es que las regalías provenientes del sector minero se reinviertan en proyectos que favorezcan a las “cooperativas” mineras asumidas, en este caso, como un “sector” que no lo son. Tercero, porque la gestión (financiamiento, mercadeo, ventas y reinversión) de las cooperativas mineras ocurre de una manera, no sólo diferenciada, sino  errática en función casi exclusiva de sus dirigentes y socios reconocidos y más antiguos, de los comercializadores y de las llamadas “cuadrillas” o “secciones”. (Grupos de peones dirigidos por un “cabecilla” -generalmente un socio- que se juntan voluntariamente para explotar un mismo paraje, poniendo en común maquinas, herramientas, compartiendo la producción y asumiendo la comercialización y la redistribución de los ingresos). Cuando los recursos de un “paraje” se agotan y la cuadrilla decide desorganizarse se venden máquinas, herramientas y otros instrumentos repartiéndose el dinero de esas ventas entre los integrantes de la cuadrilla o la sección y el cabecilla[ii]. (Op cit. Pág. 20). Esto, nada tiene que ver con organización ni con producción cooperativa.

En definitiva

Las “exigencias” estaban  orientadas a revertir la racionalidad planificadora de un Estado libre y soberano para ponerla al servicio de los intereses compartidos entre las entidades financieras del orden mundial, sus “socios inversionistas” transnacionales y una mafia internacional que maneja el movimiento cooperativo a nivel regional y mundial. Un petitorio con una clara perspectiva conspirativa que no nace de la “imaginación” de dirigentes mineros “cooperativistas” corruptos. Que se entronca con la estrategia sediciosa del imperialismo sionista euro-estadounidense-israelí contra los gobiernos progresistas en América latina esta parte del mundo. Para esto, cooperan en conjunto las instituciones financieras del orden mundial (FMI, BM, BID, USAID), sus agencias y ONGs para la sedición y el terror y el movimiento cooperativo internacional. No porque el “cooperativismo” minero les importe, sino por el potencial minero con que cuenta Bolivia. (Al 2008 sólo 10% de ese potencial había sido explotado). Y porque la “destitución” del actual gobierno boliviano forma parte de la estrategia restauradora del capitalismo estadounidense en América del Sur.

 

[i] Cf: Cooperativas mineras en Bolivia: Formas de organización, producción y comercialización. Jocelyn Michard-Centro de Documentación e Información Bolivia-CEDIB, Cochabamba-Bolivia, 2008.

[ii] Op cit. Pág. 20.

 

Publicado en Ámérica latina, Geopolítica | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Juegos Olímpicos: Medallas afrodescendientes y supremacía blanca” 

rubèn ramos

team-usa-in-london-620x3301. Fueron los deportistas afrodescendientes los que ganaron la mayor cantidad de medallas para EEUU y los países europeos donde las élites “blancas” -que digitan a sus presidentes y controlan sus gobiernos- humillan a los negros y negras, los desprecian y mandan que los desaparezcan.

Sobre todo en EEUU donde el “Ku Klux Klan” (KKK) sigue imponiendo la ley del exterminio de las razas inferiores (negros, indios latinos, asiáticos, árabes). Total, “surgió para fundar el imperio blanco y para protegerlo” tal como anticipara Woodrow Wilson ex-presidente estadounidense (1913-21), con ocasión de la “refundación” de la organización en 1915. Impulsor del Nuevo Orden Mundial Capitalista de la mano con la masonería judío-sionista Wilson, fiel a su racismo contra América latina, ordenó las invasiones de México, Panamá, Haití, Santo Domingo.

El origen del KKK, se remite al tiempo de la Guerra Civil estadounidense (1861-65) que enfrentó a los usurpadores del norte del territorio norteamericano (“Los unionistas”) con los usurpadores del sur (“Los confederados”).

El KKK nació para prolongar la guerra de exterminio de todo aquél que se negara a reconocer la “supremacía blanca” por encima de cualquier otra raza. Similares versiones las hay en Canadá, Alemania, Francia, Holanda, Gran Bretaña, Italia, España, Australia y otros. Todas hunden sus raíces en el colonialismo.

  1. Alguien puede pensar que “esto es historia” (en el sentido lineal) y que ahora vivimos tiempos distintos, pues incluso EEUU tiene un presidente negro. Puede acusarme de retrógrado o de racista. Lo cierto es que esto compromete cuestiones sobre qué entender por historia, por histórico, por racismo.

Aquí y ahora, permítanme decirle a los medalleros olímpicos afrodescendientes de Estados Unidos, de Canadá y de Europa que si algo de respeto por ellos mismos y de vergüenza deportiva les cabe, lo que deberían hacer es entregar sus medallas a las respectivas comunidades afrodescendientes a las que pertenecen por origen ancestral.

Para competencias futuras, deberían asumir la representación afrodescendiente y no la de quienes, aduciendo el mito de la “superioridad blanca”, masacraron a sus ancestros sometiéndolos a las más crueles prácticas de explotación y de castigo. Dejen ya, de ser utilizados como estadísticas para ostentar una superioridad deportiva que los “blancos” no tienen.

  1. Los afrodescendientes deben dejar de prestarse al juego sucio de una supuesta superioridad que sirve a intereses geopolíticos. Deben igualmente sustraerse a la mercantilización de sus fortalezas, su disciplina, su entrega y sus capacidades. Deben decirle no, al rédito mercantil que puedan representar individualmente para las grandes comercializadoras del talento físico. Decir no a la genuflexión y a la obsecuencia. Es un mandato de identidad, de autoestima y de respeto por vuestros ancestros

Los gobiernos racistas de EEUU, de Francia, Gran Bretaña, Canadá no tienen ningún derecho de ostentar medallas que ganaron quienes son considerados de “raza inferior”. Tampoco a las ganadas por deportistas “comprados” para asegurarse un lugar en las estadísticas. Cierto que aquí pesa mucho la decisión personal de quien “se vende”. No importa en nombre de lo que sea, pero traicionando elementales principios de identidad y de pertenencia. De amor propio y de respeto consigo mismo. Pero, el mercado lo puede todo. Al menos, mientras la “supremacía blanca” lo controle.

 

Publicado en Geopolítica | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario