Venezuela: el principio del fin del dólar 

.Cuando se anunciaron las “benditas” sanciones escribí que había llegado el momento de transitar del dólar a las otras monedas de las economías antimperialistas (Rusia, China, Irán). Esto significaría darle contenido real a la retórica integracionista, al multilateralismo a la multipolaridad en manos, no de las transnacionales, sino de los Estados soberanos y libres. Ahora diré: Venezuela es el comienzo del fin de la hegemonía del dólar y del imperio sionista estadounidense.

Origen: El país suramericano que promete acabar con la ‘hegemonía del dólar’

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Frases del Presidente Putin en la cumbre BRICS

Frases del Presidente Putin que sirven para entender la distancia que separa a un estadista de uno que funge como tal. Igual, para poner en su sitio a los “telefronterizos” cuyas neuronas no les da más que para mirarse los pies. .

 

Origen: ‘Trump no es mi novia’: Las mejores citas de Putin en la cumbre de los BRICS

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Papa llega a Colombia para conciliar ¿a quiénes?

 

 

 

rubèn ramos

 

Nadie medianamente informado pone en duda que en todos los tiempos, desde el advenimiento del cristianismo a nuestros días, la Iglesia ha sido y es la institución clave para imponer, antes, el colonialismo genocida más despiadado contra la civilización, la cultura y los hombres y mujeres del “Nuevo Mundo”, de África y de Asia y, hoy día, el neocolonialismo de las transnacionales y la globalización.

 

Tampoco, nadie medianamente informado, pone en duda que en todos los intentos de los pueblos por su liberación y sus luchas por una verdadera independencia y libertad para decidir sobre sus propios destinos, la Iglesia y sus jerarquías eclesiásticas han sido y son las que auspician, encubren e instrumentalizan la sedición, la corrupción y el terrorismo de los llamados partidos o grupos de oposición y de sus mercenarios, movidos y pagados por la alianza sionista internacional.

 

Uno de los beneficiarios directos de cuanta guerra, tiranía o dictadura hay en el mundo es la alta jerarquía eclesiástica de la Iglesia paulina que representa y maneja el Papa, y las diferentes iglesias protestantes y evangélicas. Juntas vertebran, ideológica y políticamente, la avanzada de la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-saudí, contra la paz y en pro del supremacismo racista.

 

La “visita” del Papa Jesuita a Colombia no sólo significará más terror y muerte de líderes populares y campesinos, tal como ha ocurrido en cuanto lugar ha llegado, sino también la “venia” para atacar, desde territorio colombiano a Venezuela usando las bases militares estadounidenses allí instaladas.

 

Llama la atención, en este sentido, lo que la prensa llamada “alternativa” dice sobre esta nueva “visita” del Papa. En un artículo publicado en la web de Telesur, por ejemplo, el articulista hace suya las palabras de un sacerdote venezolano apellidado Molina y las pone para el consumo del pueblo sin la menor reflexión exigible en estos casos.

 

El Papa no visita Colombia “luego del proceso de paz alcanzado entre la insurgencia colombiana y el Gobierno” sencillamente porque esta paz no existe. A no ser que la paz suponga asesinatos selectivos de líderes campesinos y movimientos sociales que ya van por 200 en lo que va del año y de dirigentes de la ex-FARC-EP, que ya son cuatro. O suponga territorio invadido por fuerzas mercenarias y bases militares. Al respecto, sólo diré que un medio alternativo lo es en la medida de su deslinde con cualquier tipo de eclecticismo.

 

La visita del Papa a Colombia tampoco expresa o significa “apostolado” alguno.  El Papa es un jefe de Estado como cualquier otro de los sátrapas del Nuevo Orden Mundial Capitalista. Que agrega a su condición de tal, ser el jefe del único Estado Teocrático de Europa y del más pequeño de los “microestados” europeos cuyo poder manipula, sin embargo, al mundo entero.

El Papado no es solamente reconocido como el inveterado aliado de las dinastías del poder mundial cuyas raíces se hunden en los orígenes del cristianismo (Concilio de Nicea), las cruzadas, los templarios, los Iluminati, los jesuitas, los masones. Es ella misma una dinastía, “familiar” y, sobre todo, política. No de otra manera ha podido construir su magno poder, su sistema corrupto y enajenador de la Fe y sus vínculos con el poder dinástico hasta nuestros días. Baste recordar, como ejemplo, el Papado de los Borja o Borgia con Alejandro VI que gobernó la Iglesia y el Vaticano entre 1492-1503 sucediendo a su tío Calixto III.

 

No abundaré aquí en la historia tiránica de esta dinastía y de las que le antecedieron y sucedieron. Sólo diré que de las instituciones erigidas sobre el terror y la muerte, la más cruel y corrupta de todas estas es, sin lugar a dudas, la Iglesia y su alta jerarquía. A no ser que alguien pretenda contradecir a la realidad y a los hechos. A esa realidad y a los hechos que marcaron los cristianos y conversos que llegaron a la parte sur de América para extinguir sus poblaciones y su civilización; y que marcaron, en el norte, los llamados “protestantes” (pero igualmente judeocristianos) con igual furia y sintiéndose “enviados de Dios”. O la realidad y los hechos de cuanto cardenal hizo del poder de los reyes la más sangrienta cacería de infieles, herejes y brujas. O la que hizo de las guerras entre protestantes y católicos una matanza de inocentes o fieles de uno y otro bando durante siglos.

 

El Papa Francisco que representa a esa misma Iglesia (que no pertenece al pasado sino que vive en el presente) llega a Colombia a bendecir a los mercenarios que se alistan en Colombia para invadir Venezuela. Tal como su antecesor Juan Pablo II hizo en 1983 con los mercenarios estadounidenses llamados “contras” que desde Honduras invadían Nicaragua para “acabar” con la Revolución Sandinista.

El Papa llega a Colombia para asegurar con el gobierno entreguista de Santos los intereses de la alianza sionista que maneja Estados Unidos en “su patio trasero”; los del Vaticano y la jerarquía eclesiástica; y los de las oligarquías y “criollos” colombianos.

 

No dirá algo que pueda distanciarlo de estos sus fieles devotos. No denunciará, pero hará retórica conciliatoria sobre la corrupción, la violencia y el crimen institucionalizado que el gobierno de Santos-Uribe induce y protege. Tampoco dirá algo sobre las bases militares estadounidenses y las bandas paramilitares mercenarias que financian las oligarquías nativas, la USAID, la NED, el Congreso estadounidense, la UE. No tocará a las ONG colombianas y extranjeras intermedian los pagos del mercenarismo militar y político. Su retórica “conciliará” a estas fuerzas con las del Comando Sur, de la OTAN, de la ONU ((FMI, BM, UNESCO, UNICEF), de la OEA (BID). No en vano se trata de la institucionalidad que tiene sumergido al pueblo colombiano y a los demás pueblos de América latina y del mundo, en la miseria, la ignorancia, la prostitución, el narcotráfico, el terrorismo. ¿Qué otra cosa se puede esperar de un lobbysta y operador político al servicio de los intereses del gran capital y del sionismo internacional? Sólo la estupidez rampante que otorga “santidad” a una sotana puede esperar otra cosa.

 

Publicado en Geopolítica, Papa | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Atentados en Cataluña: Pontifican los “expertos” en terrorismo

Lo primero que tengo que decir sobre el artículo que adjunto es que habría que felicitar al “inteligentísimo” Alfredo Rodríguez quien ha incorporado el “yo creo” y el “un poco” como categorías de análisis para la explicación o el entendimiento de los “atentados” en Barcelona y Cambrils. Esta es precisamente la clase de “expertos en terrorismo” con los que cuenta la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-para hacer de la realidad una parodia como dice el autor del artículo “Atentado” en Barcelona: La misma cara otra vez que recomiendo leer para evitar ser engañados con la supuesta experticia del tal Rodríguez. Se puede leer en “Atentado” en Barcelona

Segundo, “felicitar” a RT por contribuir a distorsionar la realidad al publicar semejante especie a sabiendas que el Daesh o el “yihadismo” en su versión extremista y terrorista es creación de los psicópatas de la CIA, el M19, el Mossad, la GID y que tras cuanto atentado ocurre en el mundo están estas agencias y sus mercenarios. Igual en el “atentado a las Torres Gemelas” (Ver al respecto el libro La tremenda Impostura de Thierry de Meyssand), como en París, como en Bruselas y los que vengan. La literatura investigativa respecto a estos “atentados” es de conocimiento público y nadie medianamente enterado se puede llamar a sorpresa. Sería recomendable, en este sentido, que la prensa “crítica” -antes de ceder espacio a  “sesudos expertos” bien remunerados por la NED, la USAID, el Freedom House, IRI, IND, el congreso estadounidense, la SIP, o la UE- tomaran en cuenta las conclusiones del periodismo serio de investigación y no las perogrulladas de supuestos “expertos”.

Origen: El objetivo de los terroristas en el doble atentado de Cataluña

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Guerras USA: “Retroceder a los pueblos a la prehistoria”

Adjunto artículo de Thierry Meyssan. Entérese y reflexione. Destruir los pueblos para seguir edificando “suciedades” supremacistas no es un cuento. Está tocándonos la puerta. A no ser que doblemos las rodillas como los gobiernos genuflexos de América latina que creen que somos herederos de la historia y los valores bárbaros-romanos y judeocristianos que pregona la dupla Trump-Pence.

Esté atento a la parte II.

 

Interpretaciones divergentes en el campo antimperialista

 

por Thierry Meyssan

Cuando los yihadistas atacaron su país, en 2011, la reacción del presidente sirio Bachar al-Assad fue inversa a la que se esperaba. En vez reforzar los poderes de los servicios de seguridad, optó por reducirlos. Seis años más tarde, su país está saliendo victorioso de la guerra imperialista más grande que se haya visto –después de la desatada contra Vietnam. Ese mismo tipo de agresión está teniendo lugar en Latinoamérica, donde suscita una respuesta mucho más clásica. Thierry Meyssan expone la diferencia de análisis y estrategia del presidente de Siria –Bachar al-Assad–, por un lado, y los presidentes de Venezuela –Nicolás Maduro– y de Bolivia –Evo Morales. No se trata de establecer una especie de competencia entre estos líderes sino de llamarnos a ir más allá de los esquemas políticos y a tener en cuenta la experiencia de las guerras más recientes.

Sigue adelante la operación de desestabilización contra Venezuela. En su fase inicial, grupúsculos violentos, que realizaban manifestaciones contra el gobierno, asesinaron a simples transeúntes, e incluso a personas que se habían unido a sus protestas callejeras. En una segunda etapa, los grandes distribuidores de alimentos provocaron un desabastecimiento en los supermercados. Posteriormente, desertores de las fuerzas del orden realizaron ataques armados contra la sede del ministerio del Interior y el Palacio de Justicia, llamaron a la rebelión y pasaron a la clandestinidad.

La prensa internacional ha atribuido siempre al «régimen» las muertes registradas durante las manifestaciones, aunque numerosas grabaciones de video demuestran que son asesinatos perpetrados deliberadamente por los propios manifestantes. Basándose en esa información falsa, esa prensa califica al presidente Nicolás Maduro de «dictador», como lo hizo antes –hace 6 años– con el Guía libio Muammar el-Kadhafi y con el presidente sirio Bachar al-Assad.

Estados Unidos ha utilizado la Organización de Estados Americanos (OEA) contra el presidente Maduro, como mismo utilizó antes la Liga Árabe contra el presidente Assad. Sin esperar a ser excluido de la OEA, el gobierno de Venezuela denunció la maniobra y se retiró de esa organización [1].

No obstante, el gobierno de Maduro ha sufrido 2 reveses:

  • gran parte de sus electores no acudió a votar en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, permitiendo así que la oposición obtuviera la mayoría de los escaños en el Parlamento,
  • y se dejó sorprender por la escasez artificialmente provocada de alimentos –a pesar de que una maniobra similar ya había tenido lugar en el pasado en Chile, contra el gobierno de Salvador Allende, y en la misma Venezuela, contra el presidente Hugo Chávez. Ante esa crisis, el gobierno necesitó varias semanas para implantar nuevos circuitos de abastecimiento.

Todo indica que el conflicto que está comenzando en Venezuela no se limitará a las fronteras de ese país. Es probable que abarque todo el noroeste de Sudamérica y el Caribe.

Se ha dado un paso adicional con el inicio de preparativos militares contra Venezuela, Bolivia y Ecuador, desde México, Colombia y lo que fue la Guayana británica. Esta coordinación es obra del equipo de la antigua Oficina Estratégica para la Democracia Global (Office of Global Democracy Strategy); unidad creada por el presidente demócrata Bill Clinton y mantenida por el vicepresidente republicano Dick Cheney y su hija Liz. La existencia de esa oficina fue confirmada el actual director de la CIA, Mike Pompeo, lo cual llevó a que la prensa, y posteriormente el propio presidente Trump, hablaran de una opción militar estadounidense contra Venezuela.

Empeñado en salvar su país, el equipo del presidente Maduro no ha querido seguir el ejemplo del presidente sirio Assad. Según el análisis imperante en el seno de ese equipo, se trata de situaciones completamente diferentes. Estados Unidos, principal potencia capitalista, agrede a Venezuela para apoderarse de su petróleo, siguiendo un esquema que ya se ha visto muchas veces en 3 continentes. Ese punto de vista acaba de verse reafirmado por un reciente discurso del presidente boliviano Evo Morales.

Es importante recordar que el presidente iraquí Saddam Hussein, en 2003, y el Guía Muammar el-Kadhafi, en 2011, así como numerosos consejeros del presidente sirio Bachar al-Assad razonaban de esa misma manera. Estimaban que Estados Unidos agredía sucesivamente a Afganistán e Irak, y posteriormente a Túnez, Egipto, Libia y Siria sólo para derrocar los regímenes que se resistían a su imperialismo y controlar los recursos energéticos del Medio Oriente ampliado, o Gran Medio Oriente. Son numerosos los autores antiimperialistas que aún mantienen ese análisis, tratando, por ejemplo, de explicar la guerra contra Siria con la interrupción del proyecto de gasoducto qatarí.

Pero los hechos han echado abajo ese razonamiento. El objetivo de Estados Unidos no era derrocar los gobiernos progresistas –en los casos de Libia y Siria–, ni robar el petróleo y el gas de la región sino destruir los Estados, hacer retroceder sus pueblos a los tiempos de la prehistoria, a la época en que «el hombre era el lobo del hombre».

Los derrocamientos sucesivos de Saddam Hussein y de Muammar el-Kadhafi no dieron paso al restablecimiento de la paz. Las guerras continuaron a pesar de la instalación de un gobierno de ocupación en Irak y, en otros países de la región, de regímenes que incluían a colaboradores del imperialismo completamente contrarios a la independencia nacional. Esas guerras prosiguen actualmente, demostrando que Washington y Londres no aspiraban simplemente a derrocar regímenes, ni a defender la democracia sino a aplastar a los pueblos. Esta es una constatación fundamental que modifica por completo nuestra comprensión del imperialismo contemporáneo.

Esa estrategia, radicalmente nueva, comenzó a ser impartida como enseñanza por Thomas P. M. Barnett desde el 11 de septiembre de 2001. Fue dada a conocer y se expuso públicamente en marzo de 2003 –o sea justo antes de la guerra contra Irak– en un artículo de la revista estadounidense Esquire, y posteriormente en el libro titulado The Pentagon’s New Map, pero parece tan cruel que nadie ha creído que pudiera llegar a aplicarse.

Para el imperialismo se trata de dividir el mundo en dos: una zona estable que goza de los beneficios del sistema y otra zona donde el caos alcanza proporciones tan espantosas que nadie piensa ya en resistir sino sólo en sobrevivir, zona donde las transnacionales pueden extraer las materias primas que necesitan sin rendir cuentas a nadie.

Según este mapa, extraído de un Powerpoint que Thomas P. M. Barnett presentó en 2003 durante una conferencia impartida en el Pentágono, los Estados de todos los países incluidos en la zona rosada deben ser destruidos. Ese proyecto no tiene nada que ver con la lucha de clases en el plano nacional, ni con la explotación de los recursos naturales. Después de destruir el Medio Oriente ampliado, los estrategas estadounidenses se preparan para acabar con los Estados en los países del noroeste de Latinoamérica.

 

Desde el siglo XVII y la guerra civil británica, Occidente se desarrolló temiendo siempre el surgimiento del caos. Thomas Hobbes enseñó a los pueblos de Occidente a someterse a la «razón de Estado» con tal de evitar el tormento que sería el caos. La noción de caos volvió a aparecer con Leo Strauss, después de la Segunda Guerra Mundial. Ese filósofo, que formó personalmente a numerosas personalidades del Pentágono, pretendía establecer una nueva forma de poder sumiendo una parte del mundo en el infierno.

 

La experiencia del yihadismo en el Medio Oriente ampliado nos ha mostrado lo que es el caos.

 

Después de haber reaccionado ante los acontecimientos de Deraa –en marzo y abril de 2011– como se esperaba que lo hiciera, utilizando el ejército para enfrentar a los yihadistas de la mezquita al-Omari, el presidente Assad fue el primero en entender lo que estaba sucediendo. En vez de reforzar los poderes de los servicios de seguridad para enfrentar la agresión exterior, Assad puso en manos del pueblo los medios necesarios para defender el país.

 

Comenzó por levantar el estado de emergencia, disolvió los tribunales de excepción, liberó las comunicaciones vía internet y prohibió a las fuerzas armadas hacer uso de sus armas si con ello ponían en peligro las vidas de personas inocentes.

 

Esas decisiones, que parecían ir contra la lógica de los hechos, tuvieron importantes consecuencias. Por ejemplo, al ser atacados en la región de Banias, los soldados de un convoy militar, en vez de utilizar sus armas para defenderse, optaron por quedar mutilados bajo las bombas de los atacantes, e incluso morir, antes que disparar y correr el riesgo de herir a los pobladores que los veían dejarse masacrar sin intervenir para evitarlo.

 

Como tantos otros en aquel momento, yo mismo creí que Assad era un presidente débil con soldados demasiados leales y que Siria iba a ser destruida. Pero, 6 años más tarde, Bachar al-Assad y las fuerza armadas de la República Árabe Siria han ganado la apuesta. Al principio, sus soldados lucharon solos contra la agresión externa. Pero poco a poco cada ciudadano fue implicándose, cada uno desde su puesto, en la defensa del país. Y los que no pudieron o no quisieron resistir, optaron por el exilio. Es cierto que los sirios han sufrido mucho, pero Siria es el único país del mundo, desde la guerra de Vietnam, que ha logrado resistir la agresión militar externa hasta lograr que el imperialismo renunciara por cansancio.

 

En segundo lugar, ante la invasión del país por un sinnúmero de yihadistas provenientes de todos los países y poblaciones musulmanes, desde Marruecos hasta China, el presidente Assad decidió renunciar a la defensa de una parte del territorio nacional con tal de garantizar la posibilidad de salvar a su pueblo.

 

El Ejército Árabe Sirio se replegó en la «Siria útil», o sea en las ciudades, dejando a los agresores el campo y los desiertos. Mientras tanto el gobierno sirio velaba constantemente por el abastecimiento en alimentos de todas las regiones que controlaba. Contrariamente a lo que se cree en Occidente, el hambre ha afectado sólo las zonas bajo control de los yihadistas y algunas ciudades que se han visto bajo el asedio de esos elementos. Los «rebeldes extranjeros» –y esperamos que los lectores nos disculpen por lo que puede parecer un oxímoron–, con abundante abastecimiento garantizado por las asociaciones «humanitarias» occidentales, utilizaron su propio control sobre la distribución de alimentos para someter poblaciones enteras imponiéndoles un régimen de hambre.

 

El pueblo sirio comprobó por sí mismo que era el Estado sirio, la República Árabe Siria, quien le garantizaba alimentación y protección, no los yihadistas.

 

El tercer factor es que el presidente Assad explicó, en un discurso que pronunció el 12 de diciembre de 2012, de qué manera esperaba restablecer la unidad política de Siria. Resaltó específicamente la necesidad de redactar una nueva Constitución y de someterla a la aprobación del pueblo por mayoría calificada, para realizar después una elección democrática de la totalidad de los responsables de las instituciones, incluyendo –por supuesto– al presidente.

En aquel momento, los occidentales se burlaron de la decisión del presidente Assad de convocar a elecciones en medio de la guerra. Hoy en día, todos los diplomáticos implicados en la resolución del conflicto, incluyendo a los de la ONU, respaldan el plan Assad.

 

A pesar de que los comandos yihadistas circulaban por todo el país, incluyendo la capital, y asesinaban a los políticos hasta en sus casas y junto a sus familias, el presidente Assad estimuló a los miembros de la oposición interna a hacer uso de la palabra. Assad garantizó la seguridad del liberal Hassan el-Nouri y del marxista Maher el-Hajjar para aceptaran, al igual que él mismo, correr el riesgo de presentarse como candidatos en la elección presidencial de junio de 2014. A despecho del llamado al boicot que lanzaron la Hermandad Musulmana y los gobiernos occidentales, y desafiando el terror yihadista, a pesar de que millones de sirios habían salido del país, el 73,42% de los electores respondieron al llamado de las urnas.

 

Por otro lado, desde el principio mismo del conflicto, el presidente Assad creó un ministerio de Reconciliación Nacional, algo nunca visto en un país en guerra. Confió ese ministerio al presidente de un partido aliado, el PSNS, Alí Haidar, quien negoció y concluyó más de un millar de acuerdos de amnistía a favor de ciudadanos que habían tomado las armas contra la República, muchos de los cuales decidieron incluso convertirse en miembros del Ejercitó Árabe Sirio.

 

A lo largo de esta guerra, y a pesar de lo que afirman quienes lo acusan injustamente de haber generalizado la tortura, el presidente Assad no ha recurrido nunca a medidas coercitivas en contra de su propio pueblo. No ha instaurado ni siquiera un reclutamiento masivo o un servicio militar obligatorio. Todo joven tiene siempre la posibilidad de sustraerse a sus obligaciones militares y una serie de pasos administrativos permite a cualquier varón evitar el servicio militar si no desea defender su país con las armas en la mano. Sólo los exiliados que no han realizado esos trámites pueden verse en situación irregular en relación con esas leyes.

 

A lo largo de 6 años, el presidente Assad ha recurrido constantemente al respaldo de su pueblo, otorgándole responsabilidades, y ha hecho a la vez todo lo posible por alimentarlo y protegerlo. Y ha corrido siempre el riesgo de dar antes de recibir. Así se ha ganado la confianza de su pueblo y es por eso que hoy cuenta con su activo respaldo.

 

Las élites sudamericanas se equivocan al ver en la situación de hoy la simple continuación de la lucha de las pasadas décadas por una distribución más justa de la riqueza. La lucha principal ya no es entre la mayoría del pueblo y una pequeña clase de privilegiados. La opción que se planteó a los pueblos del Gran Medio Oriente, y a la que pronto tendrán que responder también los sudamericanos, no es otra que defender la Patria o morir.

 

Los hechos así lo demuestran. El imperialismo contemporáneo ya no tiene como prioridad apoderarse de los recursos naturales. Hoy domina el mundo y lo saquea sin escrúpulos. Ahora apunta a aplastar a los pueblos y destruir las sociedades de las regiones cuyos recursos ya explota hoy en día.

 

En esta nueva época de violencia, sólo la estrategia de Assad permite mantenerse en pie y preservar la libertad.

 

[1] Algo similar sucedió ya, en 1962, cuando Washington montó en la OEA una farsa diplomática contra el joven Gobierno Revolucionario de Cuba. La Cuba revolucionaria se retiró entonces de la OEA y ha rechazado varias veces reincorporarse a esa organización, que el entonces ministro cubano de Exteriores Raúl Roa calificó de «ministerio de colonias de Estados Unidos». Nota de la Red Voltaire.

 

Thierry Meyssan

Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Atentado en Barcelona: La misma cara otra vez

Lo que pasó en Barcelona el pasado 17 de agosto es lo que la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-saudí venía anticipando para frenar el proceso autonómico de Cataluña que tiene el próximo 01 de octubre su referéndum de independencia. Esto, sin descontar el explícito interés de Estados Unidos de una mayor injerencia en el Mediterráneo Occidental, expresado a sus “súbditos” borbones de España. Algo que, por su parte, le asegura a esa monarquía y a sus “reyes” la protección que requieren para seguir vegetando en la corrupción que corroe la deuda pública del “Estado” español (101% de su PBI).

 

EEUU y Barcelona

 

En el 2007 se concretó la conversión del Consulado USA en Barcelona en una gran “multiagencia” de inteligencia, espionaje y operaciones especiales (CEO). Esto había sido previamente acordado entre las autoridades de la alianza sionista euro-estadounidense-israelí-saudí con la necrosiada monarquía española y el Partido Popular. La solicitud había salido de la Embajada de EEUU en Madrid.

 

La “multiagencia” de Barcelona se encargaría de las acciones de “propaganda terrorista” para generar el caos y la violencia en Barcelona y frenar el proceso independentista de Cataluña. Deberían tener, sin embargo, un alcance mayor a toda España, Europa y el Magreb Africano. Estarían a cargo de la CIA, la contratista Stratfor y el FBI estadounidenses; el Mossad israelí, el M19 inglés y la GID saudita.

 

Con estas acciones EEUU se aseguraría, además, el control del comercio, la migración, el narcotráfico, la prostitución y el “turismo” para el lavado de dinero que son las actividades que le permiten al gobierno regional de Cataluña contar con ingentes recursos económico-financieros.

 

Previamente, en el 2004, las agencias del terror que he señalado más arriba montaron el atentado en el Metro de Barcelona y culparon del hecho al Movimiento Talibán Pakistaní que es una de las organizaciones de mercenarios creada por esas mismas agencias.

 

En este contexto no es gratuito que el actual encargado de la Casa Blanca por las élites masónico-sionistas del Poder Mundial “inste” a los españoles a ser duros y fuertes en la lucha contra el terrorismo y poner en práctica lo que el general Pershing de EEUU hizo antes de ejecutar a insurgentes musulmanes en Filipinas hace más de un siglo: mojar las balas en sangre de cerdo antes de volarles la cabeza y dejar a uno vivo para que cuente lo ocurrido a su pueblo. (A los musulmanes les está prohibido comer carne de cerdo).

 

Lo que menos importa es si el hecho al que hace referencia el Sila estadounidense ocurrió o no. Lo que importa es el sentido y significado del mensaje. Por un lado, evoca la psicopatía que comparten europeos y estadounidenses como producto del bastardaje bárbaro-romano y, por otro, actualiza el imperativo que le toca España en el aseguramiento de los intereses sionistas en el mediterráneo. Para esto resulta clave impedir la independencia de Cataluña o reorientarla en la perspectiva geoestratégica y militar de Estados Unidos para la región y el Magreb siguiendo la consigna del Club de Bilderberg y de su fundador David Rockefeller: reemplazar a los gobiernos por el poder privado y militar. Lo que hace necesario proyectos federativos sobre una base secesionista. No hay que olvidar que Barcelona es un punto neurálgico para cercar a Rusia, aparte de su propio potencial económico, y España es la región desde donde el imperialismo sionista se abasteció para masacrar Irak, Libia y ahora Siria. Por algo es la sede del Africom y de la base Morón, la más importante en el continente europeo y a nivel mundial. Sin descartar la de Tan Tan y cuatro o cinco más.


Mossos de Squadra y la “operación jaula”

 

Los Mossos de Squadra, tan ponderados ahora, fue creada en tiempos del rey Felipe V para manejar el bandidaje y el crimen en los pueblos, caminos y montañas de Cataluña y para acabar con los partidarios de la anexión española por los austriacos.

 

Reformada y entrenada por las agencias de inteligencia de la alianza sionista, se dice que es “experta” en cercar al enemigo utilizando su “operación jaula”. Curiosamente, en el “atentado” de Barcelona, el autor del atropellamiento masivo en La Rambla de esa ciudad, logró “escurrirse”. Lo que pasa es que en los atentados de “falsa bandera”, como el de Barcelona y Cambrils, y antes el de Londres, Bruselas, Francia, se necesita de un cabecilla que huye, de un niño víctima, o de algún otro símbolo que agudice el “efectismo” de la propaganda de guerra que implican este tipo de “atentados” y asegure los efectos esperados del “shock”: represión selectiva, terror colectivo, instrumentalizar la islamofobia y realizar genocidios allí donde la alianza sionista pretende derrocar gobiernos y destruir culturas (Siria, Yemen, Palestina, Irak, Venezuela), .

 

Estados Unidos es el país que ha vivido haciendo guerras durante 220 años de sus 241 de existencia desde que abandonó su “matriz” europea en 1776. No ha ganado UNA. Ni siquiera, una batalla. Pero ha desarrollado todo tipo de operaciones, métodos y técnicas de espionaje, persecución y tortura que evoca como dije anteriormente su herencia bárbaro romano y judeocristiana. Ha creado los aparatos policiales y militares más perversos y sanguinarios de la historia reciente. Ejemplo de esto son los Mossos de Squadra y el CNI español que depende directamente del ejecutivo y está al servicio particular de Mariano Rajoy. Últimamente, contando con los financiamientos de los milmillonarios se viene haciendo de un ejército de reserva mercenaria (“refugiados” los llama) para abastecerse de la mano barata para sus “atentados” y sus guerras sucias y generar el “caos” en Europa tras sus intereses geoestratégicos y militares.

.

Estados Unidos y el Daesh

 

Estados Unidos es el país que ha vivido haciendo guerras durante 220 años de sus 241 de existencia desde que abandonó su “matriz” europea en 1776. No ha ganado UNA. Ni siquiera, una batalla. Pero ha desarrollado todo tipo de operaciones, métodos y técnicas de espionaje, persecución y tortura que evoca, como dije anteriormente, su herencia bárbaro romano y judeocristiana y le sirve para instrumentalizar sus guerras “no convencionales”.

 

Ha creado los aparatos policiales y militares más perversos y sanguinarios de la historia reciente. Ejemplo de esto son los Mossos de Squadra y el CNI español que depende directamente del ejecutivo y está al servicio particular de Mariano Rajoy. .

 

El Daesh es uno de sus mayores logros. Autodenominado también como Estado Islámico (EI o Isis) es el engendro más peligroso creado por los servicios de inteligencia de  EEUU, con la ayuda y financiamiento de Ios de Israel, Inglaterra, Arabia Saudita. Está integrado por los mercenarios al servicio de esta alianza sionista y de las “guerras sucias” que manipula Estados Unidos para injerir Estados y hacerlos  “fallidos”, derrocar gobiernos e imponer fantoches, usurpar recursos y extinguir pueblos, demostrar la “excepcionalidad” de su maldad sobre musulmanes, árabes, negros, chinos, rusos, indios y mestizos.

 

 

Si los servicios de inteligencia de esos países no están detrás de cuanto “atentado” ocurre en el mundo, entonces, la historia no existe. Quienes insistan en creer que es obra de los que la prensa diversionista presenta, sumándose al juego mediático del supremacismo sionista, no sólo está negando la historia sino que está haciendo de la realidad una parodia.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

‘¿Y los derechos humanos?’: Mercenarios de ex-Blackwater quedan impunes  

“¿Dónde están los derechos humanos y la justicia?” Pues en ninguna parte porque “derechos humanos” es una entelequia y “justicia” igual. Los DDHH que pregona la ONU son su mejor invento para justificar los crímenes más atroces como el del 16 de septiembre de 2007 en la Plaza Nisur donde los mercenarios que protege esa organización hicieron “puntería” sobre civiles.

Las empresas “contratistas” de mercenarios aparecen en los escenarios bélicos después del “Informe Brahimi” durante el secretariado en la ONU de Koffi Annan, amigo de Lajthar Brahimi, para reemplazar a los “cascos azules” cuyas muertes significaban un costo social muy alto para esa organización destinada a asegurar los intereses de la alianza euro-estadounidense-israelí en el mundo y que hegemoniza EEUU.

La dupla Brahimi-Annan venía trabajando la creación de empresas privadas para la guerra desde los 90 en que Annan era funcionario de la ONU. Annan marido de una judía cuyo padre traficó sacando judíos de Alemania para llevarlos a Argentina junto con el “oro nazi” y a Brasil y EEUU, fue Director del Club de Bilderberg (el Club a través del cual las élites judío-masónico-sionistas deciden el destino del mundo).

Blackwater (agua sucia) nunca cambió su nombre a Xe. Esta es otra empresa privada de mercenarios cuyo nombre alude al componente radioactivo Xenon que donde cae no deja nada. Blackwater se recompuso después del 2007 en “Creative” y opera actualmente en Siria, Yemen, Palestina y antes lo hizo en Libia, Ucrania. Igual están en Colombia, Venezuela, Haití, por citar algunos de los lugares donde EEUU masacra pueblos y usurpa recursos.

Al menos catorce personas murieron después de que el 16 de septiembre de 2007, guardias de la empresa estadounidense Blackwater abrieran fuego contra civiles en Bagdad.

Origen: ‘¿Y los derechos humanos?’: Anulan las penas contra Blackwater por una masacre de civiles en Irak

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario